Mindfulness, Slow Life, Hygge. El secreto de mi felicidad

Hola! Que tal estáis?

Hoy quiero hablar del mindfulness, de la vida tranquila y de la felicidad que te ofrecen las pequeñas cosas.

Para ello me gustaría que cerrarais los ojos y pensarais en la última vez que fuisteis felices, seguro que ahora tenéis una sonrisa en vuestra cara. 

Ahora sí os puedo contar el secreto de mi felicidad.

La semana pasada en una comida familiar mi sobrina nos habló de una asignatura de magisterio, “Religión Cultura y valores”. Recuerdo que cuando yo estudiaba y vi el nombre de la asignatura dije… Bufff vaya tostón, ¡que equivocada estaba!

Cuando estás estudiando el profesor influye mucho en tu motivación para aprender y algo que no te parece interesante, puede hacer que se convierta en curiosidad o incluso de transformación personal.

Esto me ocurrió cuando, estudiando está asignatura, empezamos a ver el budismo. Quizá fue porque iba a viajar a India a por Anur y estaba muy receptiva, no se pero algo hizo que me interesara por esta forma de entender la vida.

Años después me encontré con esta palabra Mindfulness. 

Supongo que ya todos sabéis lo que significa porque últimamente todo el mundo habla de ella. 

Mindfulness significa prestar atención de forma intencionada del aquí y del ahora, lo que ocurre dentro y fuera de mi de una forma tranquila, amable, curiosa, compasiva.

Aunque parezca algo evidente y fácil de realizar no lo es tanto, al menos a mi me cuesta bastante aunque cada día lo intento más y me sale mejor.

El vehículo que a mi me ha ayudado a ser más consciente del aquí y el ahora ha sido el punto, más concretamente el ganchillo o crochet (depende de quien me lea). Gracias a este hobby logré serenar mis pensamientos y además de tener cosas bonitas ha hecho que quiera aprender más sobre texturas, puntos, hilos, lanas, colores y la sensación que ellos me dan.

Esto me lleva a la segunda palabra, Slow Life. Desde que descubrí el autismo de #laprincesaLena supe que algo en mi vida tenía (debía) que cambiar. Con ella he aprendido a ser mas consciente, a vivir despacio, a establecer prioridades y sobre todo a darme cuenta de lo que hago, de lo que siento, de lo que digo en el justo momento en que ocurre.

Desde que #laprincesaLena fue diagnosticada con autismo empecé a practicar mindfulness y automaticamente la vida comenzó a ser mas tranquila. 

Soy mas consciente de mis sentimientos, los entiendo y me anticipo a ellos. Me doy cuenta de lo que ocurre dentro y fuera de mí y eso me permite hacer que mis acciones sean respuestas y no reacciones.

Cuando he descansado mal, por ejemplo, y me levanto enfadada ya lo anticipo y pido ayuda (o al menos aviso de las malas contestaciones que puedo dar), esto hace que sea capaz de no juzgarme y consentir(me) días malos, no me crítico ni me juzgo por ello además de enseñar a los niños a reconocer sus emociones y que todos somos imperfectos, vencibles y no pasa nada por ello.

Les enseño compasión la palabra estrella del budismo.

Y esto me lleva a la tercera era palabra, el Hygge, o la felicidad en las pequeñas cosas.

El Hygge es la forma que nosotros practicamos el mindfulness en familia. Hemos aprendido a compartir momentos de calidad toda la familia estableciendo días (o momentos) únicos. El viernes por la noche, por ejemplo, es cena especial y esa especialidad consiste simplemente en cenar algún “extra” que no se come durante la semana con una buena película o con la serie que nos apasiona.

También horneamos bizcochos, magdalenas o pan (esto es lo que más nos gusta). O si decidimos estar fuera el fin de semana, elegimos un lugar bonito que visitar (ya tenemos unos cuantos imprescindibles en nuestra lista de lugares que visitar cada año)

Nos gusta compartir tiempo con amigos, los de siempre, los que son como nosotros, los que no te juzgan ni critican da igual lo que hagas, esos que cuando te dan un abrazo se te colocan todas las partes rotas de tu alma, se te cierran los ojos y simplemente sonríes.

Y este es el secreto de mi felicidad ¿Me contáis el vuestro? Estoy deseando conocerlo seguro que ahora mismo estáis pensando en él.

Un beso enorme, ser creativos y felices!!

2 thoughts on “Mindfulness, Slow Life, Hygge. El secreto de mi felicidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s